Mario Alberto Rodríguez Casas, su desempeño ante el IPN; y el emblemático burro blanco que ahora ¿pertenece a un particular?

29 Feb 20 - 11:01

 
Mario Alberto Rodríguez Casas, su desempeño ante el IPN; y el emblemático burro blanco que ahora ¿pertenece a un particular?

 
En Junio de 2019, académicos, egresados y alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) denunciaron al director de esta casas de estudio, Mario Alberto Rodríguez Casas, por la manipulación del Congreso Nacional Politécnico, con el objetivo de mantener el control de la institución.

En conferencia de prensa, los profesores de la Escuela Superior de Economía, José Rueda y de la de Ingeniería y Matemáticas, Silvio Lira, informaron que le solicitaran al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, la destitución del director Mario Alberto Rodríguez Casas, e instruyera a la confirmación de una inmediata mesa de diálogo para llevar a cabo un Congreso realmente democrático.

Asimismo, pidieron hacer públicos los resultados del programa de reconstrucción de las escuelas dañadas por los sismos del 19 de septiembre de 2017, y a su vez auditar la utilización de los recursos de la Fundación Politécnica y del Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Politécnico.

Posteriormente un medio de comunicación conocido COMO PUBLIMETRO publicó una FAKE NEWS contra , el Dr. Juan Daniel Ramos Sánchez , quien ha sido uno de los exponentes más críticos de la gestión de al actual Director General; en esa publicación se argumentaba que este académico estaba desviando recursos de la institución y/o era un aviador dentro del Instituto Politécnico Nacional, mismo que puede consultarse en el siguiente enlace:
http://publimetro.com.mex.zone/2020/02/denuncian-profesor-de-economia-por.html

De acuerdo a esta pseudonota, Los alumnos denunciaron que Ramos Sánchez se ostenta como Profesor Titular C y es aviador, sin dar cátedra a sus grupos. Además, hicieron de conocimiento que dentro de las aulas, les ha obligado a realizar proyectos sin paga para la empresa "Economía y Competencia Integral S.A. de C.V.", la cual presumen es de su propiedad.

Luis Gómez, estudiante del quinto semestre de la Licenciatura en Economía, afirmó que "este profesor nunca viene y cuando lo hace solo se la pasa presumiendo sus supuestas relaciones con partidos políticos como MORENA y el Movimiento Naranja, diciendo que él será el próximo Director General pues tiene buenas relaciones en el Gobierno...", también comentó que Daniel Ramos Sánchez "es más conocido por andar presumiendo sus coches y vender libros que por dar clase", ya que los alumnos aseguran que el profesor gestiona el auditorio del plantel para realizar eventos durante horario laboral.

A partir del 2018 el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) tiene el registro de la figura a nombre de Raúl Milton Vargas, ingeniero egresado del IPN y dueño del conjunto de Tercera División, FC Politécnico Milton.

El IMPI anunció que sin una previa autorización no podría ser utilizada la figura, en caso de demandar el uso no autorizado el IPN tendría que pagar hasta 20 millones de pesos.
Posteriórmente través de un comunicado, el IPN informó que en diciembre de 2019 el IMPI declaró la nulidad de la marca del Burro Blanco que había otorgado previamente a FC Politécnico, A.C., lo que posibilita al Politécnico utilizarlo sin autorización de ninguna persona física o moral.
 
Sin embargo, esta acción no tiene registro en la página oficial del IMPI, aún aparece como propietario Raúl Vargas.
 
 “La titularidad de los derechos del Burro Blanco, el Escudo, el Huélum, entre otros símbolos de identidad corresponde únicamente al Instituto Politécnico Nacional (IPN), por lo que la institución no requiere de la autorización de ninguna persona física o moral para su utilización”, explicó en un comunicado.
 
El 14 de febrero de 2020, en medio de la exigencia de diversos grupos al interior del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de cancelar los trabajos de la comisión organizadora del Congreso Nacional Politécnico (coCNP) y la realización misma de éste, egresados de esa casa de estudios exigieron la renuncia del director general Mario Alberto Rodríguez Casas, por su indebida injerencia en este proceso.

Por otra parte, alumnos de los Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Unidad Culhuacán, continuaban en discusión y conteo de votos, en una atropellada jornada electoral de dos días, para determinar si iban o no un paro de actividades de 72 horas, ante la insatisfacción de la respuesta recibida a su pliego por parte del director del plantel, Héctor Becerril Mendoza.

Entre las demandas están mejoras académicas, como acreditación de las carreras que cursan, instalación de checador biométrico para evitar ausencias de los docentes, equipamiento de laboratorios y capacidad máximo de 30 alumnos por grupo, además de la creación de una comisión anticorrupción y fechas precisas para el uso de los edificios reconstruidos tras el sismo de 2017.

Respecto a la exigencias de que renuncie el director general del IPN, el presidente del Consejo Nacional de Egresados del instituto, Marco Antonio Méndez Cuevas, señaló que esta dimisión se hace necesaria para permitir a la Secretaría de la Función Pública (SFP) la investigación de varias denuncias presentadas en su contra por presuntos malos manejos de recursos públicos.
En conferencia, junto con un grupo de profesores y alumnos de diversas escuelas, exhortó al presidente Andrés Manuel López Obrador a no esperar hasta la conclusión del trienio de Rodríguez Casas –vence en noviembre próximo– para tomar la decisión de elegir a un nuevo director general, previa auscultación entre la comunidad politécnica.

En tanto, Arturo Raya, Silvio Lira Mojica y Daniel Ramos Sánchez, todos profesores del IPN en diferentes escuelas, cuestionaron la actuación del director Rodríguez Casas, tanto en lo referente a la comisión organizadora rumbo al Congreso, como en la administración del instituto.

En el primero de los casos, por su abierta injerencia en el proceso, reflejado en un audio donde pide, en reunión con todos los directores del IPN, su abierta intervención en las elecciones para elegir a representantes de alumnos a la comisión organizadora, y en el segundo, por presuntas irregularidades y acciones institucionales que solo tienen el objetivo de quedar bien con el Ejecutivo federal, en su intento por ser ratificado en noviembre próximo.

Finalmente el 26 de febrero de 2020, sin exhibir las pruebas documentales que avalen su versión, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) emitió un comunicado con el siguiente título: “Refrenda IPN sus derechos sobre el burro blanco”, en el cual la casa de estudios indica que la titularidad de los derechos del Burro Blanco, el escudo y el Huélum, “entre otros símbolos de identidad corresponde únicamente al Instituto Politécnico Nacional”.

“Es importante destacar qué en diciembre de 2019, como resultado de un proceso iniciado por esta casa de estudios, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) declaró la nulidad de la marca del Burro Blanco que había otorgado previamente a FC Politécnico, A. C. (1526532 FC Politécnico y Diseño), ya que la misma invadía los derechos del IPN.
 
En el oficio, el instituto agrega que para el IPN es fundamental que la comunidad politécnica y la sociedad en general tengan la certeza de que los derechos de estos símbolos se encuentran adecuadamente protegidos por los registros obtenidos en materia de propiedad industrial y de derechos de autor.

Sin embargo, el Instituto Politécnico Nacional no aportó el número de registro respecto a la anulación de la marca del Burro Blanco por parte del IMPI.
 
En cambio, el IPN se limitó a proporcionar los registros de vigencia del escudo (1177009 IPN y diseño Clase 35) y Registro 1190283 (IPN y diseño Clase 42), pero en ningún momento hace referencia al registro del Burro Blanco, como se demuestra en la versión compartida por el área de comunicación social del instituto a los reporteros integrados al grupo de WhatsApp.
 
Por esa vía, uno de los reporteros agregados al citado grupo, cuestionó directamente: “¿Tendrán el número de registro del Burro Blanco?”, tal como se registra a las 10:22 horas de este miércoles, el IPN seguía sin dar respuesta.
 
Proceso documentó en su edición 2259, con el título: “El Poli pierde a su Burro Blanco”, que el IMPI ratificó que el IPN perdió los derechos sobre la imagen del Burro Blanco -en ningún momento se refirió al escudo del instituto-, que emplea en los uniformes de sus equipos deportivos, como el de los Burros Blancos del futbol americano colegial.
 
Asimismo, Proceso dejó constancia que durante dos semanas previas a la publicación del texto de referencia se solicitó la posición del Instituto Politécnico Nacional por medio de su coordinadora de Comunicación Social, Paola Meneses Cantú, pero no hubo pronunciamiento del instituto.
 
Respecto al subejercio realizado por el IPN y su Director General, el mismo informó que El presupuesto 2018 del Instituto Politécnico Nacional (IPN) se ejerció en su totalidad con eficiencia, transparencia y austeridad, afirmó su director Mario Alberto Rodríguez Casas.
 
Aseveró que así lo informará a la comunidad en la sesión del Consejo General Consultivo del Politécnico, del 31 de enero próximo.
 
Adelantó que el informe contiene de manera detallada los estados financieros de la institución, “por lo que es falso que existan subejercicios en el presupuesto ejercido en 2018”.
 
En una carta publicada en la Gaceta del IPN, refirió que el ejercicio del presupuesto en el IPN es auditado permanentemente, no sólo por el Órgano Interno de Control, sino también por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados.
 
Pero… ¿Qué es el subejercicio del gasto público?
 
Se habla de un subejercicio cuando alguna entidad pública no ha gastado lo que tenía autorizado para gastar en un ejercicio fiscal.
 
Se conoce como subejercicio del gasto público a todos los recursos que resultan de restar el gasto observado al gasto programado por el gobierno. Se habla de un subejercicio cuando alguna entidad pública no ha gastado lo que tenía autorizado para gastar en un ejercicio fiscal.
 
En la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) el subejercicio se define como “las disponibilidades presupuestarias que resultan, con base en el calendario de presupuesto, sin cumplir las metas contenidas en los programas o sin contar con el compromiso formal de su ejecución”.
 
Las consecuencias del subejercicio
 
Dinero no gastado debe ser devuelto a la Secretaría de Hacienda. Así lo determina la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), que establece que si una entidad receptora de recursos públicos gasta menos de lo que tenía autorizado esos recursos deben ser devueltos. La Secretaría de Hacienda, entonces, puede redirigirlos los recursos a otros rubros.
 
La Secretaría de Hacienda tiene la obligación de reportar cómo fueron reasignados los recursos derivados del subejercicio por unidad responsable y por programa presupuestario, pero no puede ser cuestionada la reasignación. Debe transparentar el destino, pero no argumentarlo.
 
El subejercicio puede impactar de manera negativa especialmente si se efectúa en rubros fundamentales para el bienestar social.
 
En el rubro de la salud, por ejemplo, si se está ejerciendo un menor gasto del autorizado por retraso de transferencias está en juego la salud de la población mexicana, en términos de atención, de infraestructura en hospitales o de distribución de medicamentos.
 
En los programas destinados a reducir la pobreza y combatir la desigualdad la existencia de un subejercicio impactaría de manera importante en el ingreso de las personas cuyos ingresos dependen significativamente de esas transferencias sociales.
 
El Dr. Mario Alberto Rodríguez Casas actual Director General del IPN, ¿está haciendo una buena gestión al frente de esta institución?; ¿seguirán las fake news en medios de comunicación como Publimetro?, ¿seguirán los dimes y diretes contra estudiantes, profesores y egresados de la institución que se atrevan a alzar la voz contra aquellas deficiencias administrativas que encuentren dentro de sus escuelas?, ¿se perderá la propiedad de “Canal Once”, el “escudo” o algún otro símbolo durante su gestión”?...¿qué sucederá con el IPN si continúa el Dr. Mario A. Rodríguez Casas al frente?...
 
¿Qué opinas al respecto?

 
 
La información utilizada en este blog pertenece a sus respectivos autores ( La Jornada, Proceso, Publimetro, etc) y puede consultarse libremente en internet.  El Consejo Nacional de Egredados del Instituto Politécnico Nacional es una sociedad sin fines de lucro y no se responsabiliza por las publicaciones originales de los medios de comunicación que han difundido estas noticias.

Para más información, consulta la política de privacidad del sitio en: 
http://egresadosipn.org/aviso-de-privacidad.html
 

Agregar un comentario

Ingresar / Registrarse para obtener acceso.